Nueva edición del Primavera Club en Barcelona, celebrada entre el 20 y 22 de octubre en Apolo y el CC Albareda.

Empezamos la crónica reafirmándonos en algo que ya dijimos el año pasado: Primavera Club continúa siendo el paraíso de cualquier apasionado de la música con ganas de descubrir y conocer nuevas propuestas, o como dice la propia organización del festival, descubrir a las voces del mañana. En esta nueva edición, se ha vuelto a confirmar que uno no sale del Primavera Club sin llevarse alguna que otra grata sorpresa, y que nunca viene mal perderse entre lo desconocido, en muchas ocasiones convertido en el mejor aliado.

Viernes

La primera jornada del festival la empezamos desde la recién inaugurada (y mucho más aprovechada) sala 2 de la Apolo. Allí nos esperaban los madrileños FAVX, siempre infalibles y que pese a la poca afluencia de público presente a esas horas pusieron patas arriba toda la sala con su grunge y post-hardcore de carácter noventero.

A FAVX le siguieron las catalanas Aloha Bennets, cuarteto que en octubre lanzaba su primer elepé La Jungla y aportaron desde la sala principal de Apolo un toque de frescura tropical llena de destellos surferos y mucho garage a la tarde del viernes, con una colección de canciones directas y desvergonzadas como Púdrete que levantaron el ambiente a medida que iba transcurriendo el set.aloha bennetsSex Swing, banda formada por miembros de Dethscalator, Part Chimp y Mugstar, fue sin lugar a dudas una de las apuestas del festival más peculiares y llamativas de todo el viernes, con un propuesta totalmente instrumental y oscura, definida por su propio muro de ruido ensordecedor y punk y marcada por una voz distorsionada y un saxo atronador.

Algo más tarde, Starcrawler ofrecían el que para nosotros fue el concierto más destacable de toda la jornada, con una infalible, salvaje y sorprendentemente joven Arrow de Wilde que junto a su banda llenarían toda la Sala Apolo de glam punk a ritmo de temas como Ants. Dejando de lado su trabajado sonido, lo más llamativo de su actuación fue por eso la actitud de sus miembros, con una Arrow de Wilde capaz tanto de escupirte sangre como de perderse y lanzarse entre descarados movimientos y gestos faciales con los que consiguió hipnotizar (y asustar, por qué no) a más de uno.gold connectionsEl rock noventero y ambiental del proyecto liderado por Will Marsh Gold Connections cumplió con creces. Con un EP en el mercado compuesto por el propio Marsh junto a su viejo conocido y compañero en la universidad Will Toledo (Car Seat Headrest), también encargado de la producción del mismo, a este joven pero ya sólido, fresco y elegante proyecto solo le augura un gran futuro.

Y de Gold Connections directos a PAULi, londinense que ya puede presumir de haber colaborado con artistas como Damon Albarn, Sampha o FKA Twigs, y que ahora inicia su carrera en solitario junto a su EP debut THE IDEA OF TOMORROW, un conjunto de canciones repletas de bases R&B que trasladó al directo con cierto sosiego, no llegando a conectar con parte del público y ofreciendo un set un tanto discontinuo pese a sus buenas intenciones.

Algo parecido pasó con Girl Ray, trío británico que teníamos especiales ganas de ver y cuya actuación, marcada por el pop más guitarrero y canciones influenciadas por el movimiento C86, acabaría pasando desapercibida y sonando demasiado monótona, en parte quizás por el ambiente creado en La[2] de Apolo a esas horas, ya repleta y con gente con muchas ganas de hablar y pocas de escuchar.
pauli

Grata sorpresa la que nos llevamos con los franco-británicos DBFC, una suerte de mezcla entre Primal Scream y Soulwax formada por Siskid (asiduo colaborador de Vitalic) y Dombrance. Repletos de bases electrónicas transportadas al directo en formato rock con un bajo y una guitarra, el dúo, re-convertido en trío en sus directos, creó un ambiente festivo a base de temas ochenteros de corte electro-pop oscuro ya entrada la noche en la sala principal de Apolo, convirtiéndose en uno de los sets más celebrados y bailados por parte del público en todo el día.

Medalla jugaban en casa y tenían todas las de ganar, y así fue. Presentando en directo su disco Emblema y poder, su rock con vistas al pop, el metal y el krautrock fue clara carta ganadora. Sonaron contundentes, vertiginosos y sirvieron como nuestro perfecto final de jornada al primer día del Primavera Club 2017.medalla

1 2 3

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies