Conociendo  a Gener

A Gener no les gustan las etiquetas, y es lógico, porque la banda valenciana rompe con lo establecido en todos los frentes. Gener es el resultado de un proyecto de Carles Chiner, ahora vocalista del grupo, quien, aunque suene contradictorio, inició una banda en solitario. Con un primer álbum grabado íntegramente por él, Chiner se lanzó a la búsqueda del resto de miembros, que no se conocían entre sí -Cesar Castillo, Enric Alepuz, Pasqual Rodrigo y Vicent Todolí- y puso en marcha un engranaje que hoy funciona a la perfección. Aunque canta en valenciano, se niega a que les etiqueten bajo el rótulo “música valenciana”. De hecho, niega la mayor: esa etiqueta, dice, acaba creando un gueto que no tiene sentido. De estas y de otras muchas cosas hablamos para nuestra sección Conociendo a con el vocalista de Gener tras su concierto en el Palo Alto Market Fest de Valencia para presentar su segundo y último disco, Oh Germanes, un canto a las mujeres en el que se mezclan influencias de Nina Simone, Sylvia Plath, y las hermanas y madre de Chiner, entre otros muchos ecos femeninos. Repasamos su trayectoria, hablamos de los placeres de la grabación en directo, analizamos la escena valenciana, y acabamos sacando en conclusión que a la industria musical le queda ya muy lejos su momento de gloria.

Vuestros inicios como banda son poco comunes. Tengo entendido que fuiste tú, Carles, quien compuso las canciones de vuestro primer álbum, El temps del llop, y después fuiste reuniendo a la banda. Ya habías trabajado en solitario, ¿qué te llevo a buscar una banda?

No fue una decisión de dar el paso. Desde el principio, cuando monté Gener, tenía claro que ir solo era una eventualidad, que quería hacer un proyecto eléctrico. Lo que pasa es que venía con canciones que llevaba mucho tiempo trabajando y no me apetecía contar con músicos para levantar algo que yo ya me sabía de sobra. Preferí grabar el disco por mi cuenta. Además, pensé que sería mucho más fácil enrollar a músicos una vez estuviera el disco grabado, y fue así.

El disco lo grabé sin banda. Me hice cargo de toda la instrumentación excepto de las baterías. Hubo muchos cambios cuando empezó a entrar la gente: la energía era completamente diferente, porque no es lo mismo que uno toque todos los instrumentos a que lo haga una banda, con cinco voces diferentes y cinco maneras de entender la música diferentes. Salió como algo mucho más enérgico y más fuerte.

¿Cómo os encontrasteis? ¿Os conocíais de antes?

Fue diferente en cada caso. Pasqual, el bajista, es amigo mío de toda la vida, hemos tenido proyectos juntos en otros grupos. Con Enric había tocado en otro grupo también y a César y a Vicent los conocí un poco de rebote: a Vicent en el estudio mientras grababa El temps del llop, mientras que César era amigo de mi chica.

Grabaste este primer álbum de Gener gracias a una campaña de micromecenazgo. Supongo que el apoyo que conlleva conseguir donaciones no lo conseguisteis de la noche a la mañana sino después de muchos esfuerzos y de muchos bolos. ¿Cómo fueron vuestros inicios?

La verdad es que no lo había hecho nunca e iba con un poco de desconfianza. Además pedí poca pasta porque pensaba que ni el tato iba a poner ahí dinero, pero la verdad es que enseguida saque lo suficiente para financiar el disco y me arrepentí de no haber pedido más (risas). Para este segundo disco lo planteamos y no quisimos hacerlo, porque no nos gusta estar continuamente apelando a la gente para que salgan las cosas. Además, creo que para que un proyecto sea solvente tiene que financiarse por sí mismo.

¿Os costó mucho daros a conocer para conseguir el apoyo de la gente?

La verdad es que en un año y medio ha ido muy bien, por comparación con otras bandas con las que hablo. Todo el mundo nos dice que muy bien, porque en muy poco tiempo hemos ido subiendo peldaños. Y lo hemos vivido con mucha naturalidad. El año pasado y el anterior estuvimos haciendo muchos conciertos y pelándonos el culo, porque era lo que nos apetecía, y ahora estamos recogiendo todo lo que hemos sembrado.

En vuestros álbumes están muy cuidadas las letras pero también dais mucha prioridad a la melodía. ¿Cómo definiríais el estilo propio de Gener?

No se me da muy bien porque tampoco trato de fijarme demasiado. En el primer disco salieron cosas como muy blues porque a mí en ese momento me rondaban por las manos escalas de blues. Después de un concierto que hicimos hace un par de años, un crítico que vino a vernos nos dijo que Gener era un grupo de soul, cosa que nosotros nunca nos habíamos planteado, pero creo que en este segundo disco inconscientemente hemos seguido esa línea de que las cosas tengan un aroma soul, aunque no sea de género puro y duro, pero sí que respiran un poco

Este segundo trabajo lo habéis grabado en directo, ¿qué aporta esta elección a vuestro sonido?

Para mí es la hostia, sobre todo viniendo de grabar el primero yo solo que es un proceso muy cerebral y muy intelectual, donde disfrutas pero a otros niveles. Es como una paja, como la diferencia entre masturbarse y lo otro (risas). Cuando empezamos con la banda tuvimos claro que el siguiente disco queríamos hacerlo en directo para preservar esa cosa tan bonita que sucede, aun cuando hay errores o hay desafines y esas cosas. Por eso decidimos ir a grabar a Paco el Loco porque él tiene un modo de entender la música que funciona así: da mucha prioridad a la toma directa, a lo que entre por el micro y muy poca a la postproducción, a retocar y a afinar. Perseguimos eso y nos pusimos cabezones, y él también, con no meter autotune y esas cosas, y ha sido para bien, porque el disco está lleno de pequeños desajustes que para mí le dan mucho más valor.

Estáis de gira para presentar vuestro segundo disco, Oh germanes, un álbum en el que le cantáis a las mujeres, también en canciones como Les Dones. ¿De dónde sale la idea de dedicar no solo un tema sino un álbum a las mujeres?

Fue un proceso de ir encontrando cosas, no fue una cosa buscada. Me puse a componer canciones y en un momento dado me di cuenta de que 3 o 4 de ellas hablaban de manera no buscada sobre mujeres o giraban en torno a un universo más femenino, y entonces sí que decidí seguir esa vía deliberadamente. Traté de hacer una especie de análisis o autocrítica. Yo soy el hijo pequeño de una familia donde todo son mujeres, tengo dos hermanas mayores y ellas han echado mucha luz en mi vida. Las mujeres sabéis gestionar mucho mejor las emociones que los hombres, al contrario que lo que siempre se ha dicho de que sois animales emocionales. Yo creo que es totalmente al contrario; los que nos matamos por un trozo de pan somos los hombres. Y de algún modo empecé a pensar sobre eso y me di cuenta de que quería agradecer a mis hermanas, a mi madre y también a mis mentoras, a Nina Simone y a cantantes que han significado mucho para nosotros. Y también darle este aspecto de collage, porque de algún modo cada canción iba de un palo diferente.

Lo de collage es literal en el caso de la portada del álbum, donde habéis mezclado a caras conocidas como Frida Kahlo con otras conocidas para vosotros. ¿Qué mujeres os inspiran dentro del mundo de la música y fuera de él?

En el terreno musical, Nina Simone es la cantante que me vuelve loco y además me hace llorar cada vez que la veo. En el disco también hay referencias a Sylvia Plath, una de las primeras poetisas que leí y marcó mucho mi adolescencia, porque era una poesía muy oscura… PJ Harvey, somos amantes de PJ Harvey, y de grupos de soul de los sesenta como las Shirelles, también Mavis Staples… Creo que nuestras influencias en general están por los 50 y los 60 y las cosas que beben de los 50 y los 60

Tus hermanas tienen un grupo, Las Reinas Magas, con el que habéis colaborado. ¿Cómo ha sido trabajar con la familia?

Pues fue muy bien, fue un placer. Yo había trabajado con ellas antes en teatro. Fue muy guay, fue como cerrar círculos, porque además muchas de esas referencias que hay en el disco vinieron a través de mis hermanas: ellas me regalaron mi primer libro de Sylvia Plath y escuché los primeros discos de soul y de los Beatles a través de ellas.

gener

Supongo que es una pregunta que os hacen a menudo, pero ¿por qué elegiste cantar en valenciano? ¿Surgió como algo natural, porque es la lengua que habláis, o tiene algo de reivindicación?

No es una elección. Nos cansa un poco que a alguien que canta en inglés nunca le pregunten por qué canta en inglés, pero a nosotros sí. Es por una cuestión de naturalidad, porque es la lengua en la que yo he aprendido el mundo y puedo ser más sincero así. También he escrito canciones en castellano pero Gener lo tomamos como un proyecto muy emocional y de hablar de cosas personales y creo que es la manera de hacerlo lo más sinceramente posible.

A pesar de no cantar en castellano, ¿encontráis buena acogida fuera de la Comunitat?

Estamos empezando a ver que fuera de la escena valenciana interesa más o menos nuestra música. Ahora estamos empezando a entrar en el terreno de Radio 3 y esas cosas, que nos lleva al otro lado de la meseta, y estamos contentos e ilusionados. Creemos que nuestra propuesta puede llegar, teniendo en cuenta que es complicado porque el valenciano es una lengua minoritaria y una música minoritaria, vaya.

Sois un grupo valenciano, cantáis en valenciano, pero lo hacéis en un estilo totalmente diferente al de otros grupos de la tierra, en los que erróneamente suele pensar la gente cuando se habla de música valenciana. ¿Cómo veis que se haya creado esa etiqueta, en la que parece que se intenta hacer encajar a todas las bandas que cantan en lengua propia?

No nos gusta nada la etiqueta porque creemos que no hace bien a la escena hablar de música en valenciano, porque es crear un gueto. Nadie habla de música en chino. Se habla de música y se habla de festivales, y lo normal es que tú vayas a un festival en el que se haga una criba de cosas que estén en sintonía, no que estén en la misma lengua. Eso no tiene ningún sentido.

Supongo que conocéis bien el panorama musical valenciano. ¿Qué bandas y artistas recomendáis?

No escuchamos mucha música de aquí, para ser sinceros, pero nosotros hemos seguido mucho la senda de Senior, que es nuestro primo y nuestro mentor de alguna manera, porque es el primer músico de aquí que empezó a hacer cosas fuera de la música más festiva, más ska. Hace cosas con influencias más americanas, más sajonas. Aunque nuestra música es muy diferente, sí que bebemos de las mismas fuentes.

Ahora encaráis el verano, la época de festivales por excelencia, pero, ¿qué proyectos tenéis después? ¿Cuándo veremos nuevo material de Gener?

De momento queremos rular el disco lo más posible, porque nos ha costado mucho trabajo y nos apetece, además. De momento, hasta septiembre tenemos fechas y yo creo que aún saldrán más. Hay ya canciones nuevas por ahí, y otras cosas, pero es algo que poco a poco se irá gestando, no tenemos prisa.

Y por último, una pregunta que le hacemos a todo el que pasa por esta sección, ¿cómo crees que será la industria musical de aquí 10 años?

Qué pregunta… Yo no lo sé. Seguramente la única discográfica que habrá se llamará Apple, o algo así, y los músicos estaremos pagados directamente por los servidores. No me gusta profetizar, porque tampoco me gusta quejarme. Es cierto que la industria musical es una mierda, pero es lo que nos ha tocado vivir. La gloria de la industria musical fue una excepción que duró 20 años, entre los 50 y los 70. No había existido antes y no existió después. Hay que acostumbrarse a que en el directo es donde tienes que dar la talla, donde puedes sacar dinero y en cuanto a lo demás… Yo no soy partidario de la cultura gratuita, estoy a favor de los derechos de autor, pero tampoco se puede luchar contra lo que es inevitable. La verdad es que no me preocupa demasiado. Siempre puedo acabar haciéndome pizzero.

Conoce más sobre Gener en sus redes sociales:

Facebook | Instagram | Youtube

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies