En mayo o en pleno agosto, en una playa, en una isla o en una zona deportiva de una gran ciudad. Con uno u otro nombre y uno u otro logo, con diferentes patrocinadores y actividades paralelas que buscan un punto de diferencia… pero con carteles casi idénticos. En una época en la que lo indie se vuelve comercial de mayo a agosto reivindicamos, al inicio de la temporada de festivales, las citas musicales que se arriesgan, que buscan su hueco, su género o su estilo. Eventos que quizá no están marcados en rojo en la agenda musical nacional, pero que han sabido encontrar su público, que responden a las demandas de los que buscan algo diferente a las decenas de festivales que tienen el éxito asegurado. Hablamos de los festivales de los que no se suele hablar, de propuestas arriesgadas: eventos de género, citas musicales que luchan por la igualdad, o que apuestan por la sostenibilidad, festivales cuyo cabeza de cartel es un entorno incomparable o que están diseñados en torno a sorpresas que los hacen únicos. Empecemos nuestra ruta por los otros festivales.

Carteles para todos los gustos

Sabemos que a los aficionados al indie nacional se les abre, en los meses de verano, un mundo de posibilidades, pero los que buscan música en directo que se salga de ese género no lo tienen tan fácil. Lo cierto es que, si uno se toma la molestia de buscar, hay propuestas para todo tipo de público.

Las grandes citas de música rock y metal no son precisamente desconocidas en nuestro país. No necesitan explicación nombres como el Azkena Rock Festival de Bilbao (22 y 23 de junio), que este año cuenta con Van Morrison y Joan Jett and the Blackhearts como cabezas de cartel, o el Download Festival de Madrid (28 al 30 de junio), con un cartel espectacular que incluye a Marilyn Manson, Guns n’Roses, Avenged Sevenfold o Judas Priest. Sin embargo no es tan conocida una cita que cada año lleva a Villena a grandes bandas de metal. El festival Leyendas del Rock (8 al 11 de agosto) ha presentado para su edición de 2018 una propuesta que incluye como gran apuesta a los finlandeses Nightwish, en su única fecha en España, además de interesantes nombres en letra algo más pequeña, como sus compatriotas Turisas. Una meritoria selección en una localidad de unos 30.000 habitantes.

No faltan tampoco citas de música electrónica, con citas ya encumbradas como el Sónar o el Barcelona Beach Festival en la Ciudad Condal, aunque en los últimos años Valencia pretende dar la batalla como capital de la electrónica en España. Prueba de ello es el reciente Marenostrum (6 y 7 de julio), que ha tenido una corta pero agitada vida repleta de cambios de ubicación y polémicas pero ha resistido desde 2014 con carteles sólidos, además del ya clásico Medusa Sunbeach de Cullera, que este año (8 al 13 de agosto) ya ha confirmado entre otros a David Guetta.

los otros festivales

Pero no solo de rock y electrónica vive el hombre, y en España no faltan citas musicales de géneros como el country, el jazz o la música negra. Del primero, el Huercasa Country Festival de Riaza, Segovia, que del 6 al 9 de julio convierte la plaza mayor de esta localidad castellanoleonesa en un poblado de película western. En cuanto al jazz, no falta en el Voll-Damm Jazz Festival de Barcelona, que desde abril hasta julio lleva a salas de la capital catalana los conciertos de Pat Metheny o Cécile McLorin Salvant, entre otros. Y de la música negra, lo mejor de este género se puede escuchar en el Black Music Festival de Girona, que este año ha contado ya con Martha Reeves and The Vandellas, Eric Gales, o Shirley Davis & The Silverbacks en un cartel en el que sorprende encontrar también a La Raíz.

El entorno como cabeza de cartel

Pocos son los festivales que no se promocionan asegurando que el evento tiene lugar en un entorno envidiable. Pocas playas se libran de acoger su propia cita musical, pocos parajes campestres no actúan durante días como escenario de conciertos veraniegos. Pero existe una serie de casos en los que esas promesas son ciertas. Festivales en los que el cartel es importante, sí, pero donde la experiencia no sería la misma si se trasladaran a otro lugar.

Es el caso del festival portugués Paredes de Coura (15 al 18 de agosto), el evento musical luso más antiguo. En sus 25 años de vida, ha hecho de su localización, en la playa fluvial de Taboão, su marca de identidad, aunque no por ello descuidan un cartel que este año cuenta con Arcade Fire, Fleet Foxes, Slowdive o Japanese Breakfast, entre muchos otros.

los otros festivales

Pero más cerca, dentro de nuestras fronteras, podemos disfrutar de un entorno no muy distinto en el festival Días de Campoen Montanejos, que combina música house y un entorno rural precioso, lago incluido. Días de Campo tendrá lugar este año del 18 al 20 de mayo. Aunque nada más rural que la ubicación del Festival’erael festival rural de música alternativa y electrónica que tiene lugar en una masía en Llagostera, Girona. Un festival que huye de las masificaciones y se presenta como el primer festival boutique que tiene lugar, literalmente, entre ovejas. Este año, de momento no se conocen fechas.

De lo hipster a lo friki y lo retro: un espíritu diferente

Si hay algo que no falla en ningún festival son las camisas de flores y los vestidos vaporosos. En ninguno, al menos, excepto en los que abrazan voluntariamente otro tipo de estética, quizá porque buscan otro tipo de público y pretenden ser un escaparate para otro tipo de música. Es el caso del recién anunciado SubnoFestque promete “otra manera de entender la fiesta” y apuesta por lo “subno-chachi”. Y ¿qué es “subno-chachi”? Pues, de momento, Ladilla Rusa y Putilatex, únicos confirmados del evento en su primera edición, que tendrá lugar en el Ochoymedio Club de Madrid el 8 de junio. Desde luego, dará mucho de qué hablar.

Un festival que parece haber recogido el testigo de otra cita imperdible para un público sin complejos: Horteralia, en Cáceres, que se autodefine como “el festival que parte la pana”. En sus anteriores ediciones han pasado por sus escenarios Georgie Dann, Karina, Olé Olé o King África. Para quien quiere divertirse y renunciar completamente al postureo. Sobre su posible edición de este año, sin embargo, no hay noticias.

Nuevas citas también para los que prefieren los grandes éxitos de décadas pasadas a lo más novedoso. Este 2018 ha nacido el 4ever Valencia Fest, una cita musical que cuenta en su primera edición, que tendrá lugar los días 29 y 30 de junio en La Marina de Valencia, con nombres como The Cult, The Jesus and Mary Chain o Simple Minds. Valencia será también una de las ciudades, aunque no la única, por la que pasará la gira/festival Love the 90s, un evento que cuenta ya con seguidores fieles y que este año llevará por decenas de ciudades españolas a artistas y grupos que aún dan mucho de qué hablar, como OBK o Chimo Bayo.

Festivales con valores

Marcar la diferencia no siempre es cuestión de innovar en el cartel o de dirigirse a un público específico. Otros festivales han optado por la diferenciación a través de valores como la búsqueda de la igualdad de género o la apuesta por la sostenibilidad.

Un cartel formado exclusivamente por mujeres es el reclamo cada año del She’s The Fest, el festival que intenta visibilizar el talento musical femenino. Aunque no se ha confirmado aún en qué fechas regresará a su tradicional ubicación en La Rambleta, en Valencia, lo que está claro es que su edición del año pasado, que contó con Maria Arnal i Marcel Bagés Christina Rosenvinge o Catnapp, entre otros, puso el listón bien alto. Con el mismo espíritu, la Asociación MIM de mujeres en la industria musical puso en marcha el ciclo de conciertos Noches MIM, que llevan a solistas y bandas femeninas por toda la geografía española. Para este año, cinco noches en cinco ciudades, con nombres como Paula Bilá o Marion Harper, entre otros.

Y no es menos importante cuidar los entornos donde miles de personas disfrutan de la música, comen, beben y acampan miles de personas en las grandes citas musicales. Lo tienen muy claro en el festival Sonidos Líquidos de Lanzarote, que sorprende por sus iniciativas ecologistas y el cuidado con el que ha planificado el evento para evitar dañar el medioambiente. Se ha escogido la fecha y la hora de los conciertos para aprovechar al máximo la luz natural, se han tomado medidas para evitar intervenir en las migraciones de aves protegidas y se ha dispuesto todo para el uso de energía renovable fotovoltaica. De hecho, el festival ofrece espacios de carga de teléfonos con energía solar. Tampoco han descuidado la alimentación, y el evento canario apuesta por los productos veganos, para celíacos y de kilómetro 0. En el cartel, Novedades Carminha, Ángel Stanich o Rufus T. Firefly, y conciertos desde mayo hasta el 9 de junio.

los otros festivales

Y de las islas Canarias, a Bilbao, porque si hay un evento que es referente en cuanto a su apuesta por la sostenibilidad, es el Mundaka Festival (27 al 29 de julio), que tiene lugar en la Reserva de la Biosfera de Urdaibai. Es el primer festival sostenible de Euskadi, y en su cartel encontramos a Belako, Rayden, Bunbury o Vintage Trouble.

Cartel sorpresa

Imagina un festival diurno, en un enclave inigualable, que durante cuatro días lleva a la Isla de San Simón, en Redondela (Rías Baixas) multitud de artistas. Artistas que no conoces al comprar la entrada, ni en los días previos, sino solo al llegar al recinto del festival. Es lo que ocurre cada año en el Sinsal Son Estrella Galicia, que en 2018 tendrá lugar del 26 al 29 de julio. Un festival que podríamos haber incluido en cualquiera de las categorías anteriores: se celebra en un lugar más que especial, es de pequeño formato con el fin de ser respetuoso con el medio ambiente y trabaja por la inclusión de las mujeres. Del cartel de este año, como de costumbre, nada se sabe, aunque en 2017 incluyó a Fantastic Negrito, María Arnal i Marcel Bagés, Bitchin Bajas & Bonnie Prince Billy, y Melange entre otros.

los otros festivales

Y aunque no se lleva tantas sorpresas, el público del festival Ron Barceló Desalia tiene la capacidad de decidir, mediante su participación en la página web del evento y redes sociales, sobre diferentes aspectos del evento. De hecho, ha sido la participación popular, a través de más de 5.000 tweets, la que ha determinado que este año se celebre en una paradisíaca playa de Portugal. En su página web, además, puedes registrarte y votar cómo quieres que sean las fiestas, qué temas te gustaría escuchar en directo o incluso proponer reglas. Poco se sabe, de momento, de fechas y cartel.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies