Conociendo a Dream Wife

Ellas son Dream Wife, Rakel Mjöll (vocalista principal), Alice Go (guitarrista y vocalista) y Bella Podpadec (bajista y vocalista). Una banda que en el último año se ha convertido en una de las formaciones más fascinantes y emocionantes del panorama británico, con un directo atronador y unas canciones cargadas de ideas claras, concisas y necesarias.

Tras lanzar su EP debut EP01 el año pasado, actualmente se preparan para la salida de su esperado disco debut, todavía sin fecha de salida concretada pero que verá la luz a lo largo de este 2017.

A dos días de su llegada al Festival Internacional de Benicàssim, donde tocarán en el escenario R3 FIB Club a las 22:00 horas durante la jornada del jueves, hablamos con Dream Wife acerca de su carrera, su esperado disco debut y la poderosa Somebody, entre muchísimas otras cosas:

Dream Wife nació como un proyecto de arte mientras estabais en la universidad, ¿cómo ayudó eso a la banda que sois ahora?

Desde sus inicios, el proyecto fue siempre algo muy abierto y libre para nosotras. El hecho de poder hacer algo así juntas y que pudiese ser lo que nosotras quisiéramos fue algo muy liberador. Sin duda alguna, ahora seguimos teniendo esa actitud hacia nuestro proceso; somos un power trio al que le gusta llevar siempre las cosas hasta su límite, lo cual hace de la experiencia una todavía más creativa, emocionante y fructífera.

¿Podríais contarnos cuál es la historia que se esconde tras el nombre de Dream Wife (mujer de tus sueños)?

La verdad es que escogimos el nombre antes de siquiera escribir una canción juntas. Probablemente fuese la parte más fácil. Una vez el nombre estuvo allí, lo demás llegó de forma muy natural.

Dream Wife es un divertido juego de palabras. Es una observación sobre la objetivación de las mujeres. El sueño americano y estereotipado de 1950; tener la casa de tus sueños, el coche de tus sueños y la mujer de tus sueños. Pero las mujeres no son objetos; tenemos muchas caras, no encajamos ni deberíamos encajar en un único molde. A nosotras nos gusta jugar con las expectativas de la gente durante nuestros directos. Puede que una canción empiece de la forma más dulce posible y que de repente, los estrobos se vuelvan locos, la guitarra se esté rompiendo y los gritos lleguen de todas las direcciones. Para nosotras, la destrucción de todo aquel concepto existente entorno a la mujer de tus sueños (dream wife) es muy interesante, ya sea desde un ángulo feminista o explorando ideas contemporáneas sobre lo que es o podría llegar a ser una mujer. En ese aspecto, cada una de nosotras somos nuestra mujer, nos apoyamos y animamos la una a la otra en esta aventura como banda.

Creo que vuestra experiencia en el mundo de las artes queda muy bien reflejada en vuestra imagen y dirección visual como grupo pero, dejando de lado la banda, ¿seguís teniendo tiempo para crear otros tipos de arte?

Dream Wife nació como plataforma en la que poder crear arte, ya sea en nuestros videoclips, en nuestras portadas, sesiones de fotos… Hay muchas vertientes visuales a la hora de lanzar música y eso nos entusiasma mucho como artistas, igual que el hecho de poder colaborar con otros artistas para crear un mundo visual que refleje lo que tratamos de decir en cada una de nuestras canciones y en nuestro proyecto en general.

Sí que es verdad que hemos tenido menos tiempo para crear arte de forma individual, pero Alice y Bella acaban de mudarse a una nueva casa con una habitación extra que han convertido en un estudio de arte, ¡así que se están cociendo muchas cosas allí!  

¿Dónde pasasteis vuestra infancia y adolescencia? ¿Ha tenido eso algún efecto en vuestra música?

Rakel es de Reykjavík y Alice y Bella de Somerset. Todas tenemos influencias musicales muy amplias y el hecho de que todos esos lugares se junten a través de nuestra música es algo muy emocionante. Si hay algo que tenemos en común es que las tres venimos de lugares donde nunca ha habido mucha gente y que quizás, a raíz de ello, hemos tenido que encontrar nuestro lugar de una forma u otra.

¿Cómo han sido los últimos 12 meses para vosotras como banda? Habéis publicado vuestro EP debut, girado por gran parte del mundo y ahora os estáis preparando para lanzar vuestro esperado disco debut.

Antes de lanzar el EP estuvimos girando por Alemania utilizando el transporte público, creando vídeos y haciendo sesiones de fotos con nuestros amigos por muy poco o nada de dinero. Sin ir más lejos, Alice grabó el EP en casa de sus padres. Los últimos 12 meses han sido increíbles. Hemos creado un equipo increíble a nuestro alrededor y resulta muy emocionante estar trabajando con gente en la que de verdad confías y que, por muy cursi que suene, creen en la música. Está siendo increíble recibir tanto apoyo.

Durante todo este tiempo hemos estado escribiendo y grabando nuestro álbum debut y ahora mismo nos encontramos haciendo las mezclas finales. ¡Todo está tomando forma! Es increíble ver todas las historias y aventuras que hay detrás de cada una de las canciones, hemos vivido muchísimas cosas juntas. Hemos crecido tanto musical como personalmente y lo mejor de todo es que seguimos teniendo la posibilidad de trabajar con nuestros amigos.

En marzo -concretamente el Día Internacional de la Mujer- estrenasteis vuestro último single Somebody, una canción que empodera y habla sobre la libertad de la mujer con frases tan poderosas como “I am not my body, I am somebody” (“No soy mi cuerpo, soy alguien”). ¿Podéis explicarnos algo más acerca de la canción y su videoclip?

El gran secreto es que nunca planeamos que se lanzase el Día Internacional de la Mujer, pero cuando nos dimos cuenta resultó ser la casualidad más perfecta y tuvo mucho sentido. Publicar esa canción fue algo muy poderoso y en cierto modo algo inesperado. No esperábamos obtener tal reacción por parte de nuestro círculo de conocidos más cercano y los medios de comunicación. La gente realmente conectó mucho con ella.

La canción está inspirada en una valiente mujer que el año pasado participó en el Slut Walk de Reykjavik. Es una caminata anual a través de la cual se intenta aumentar la conciencia alrededor del sexismo y las agresiones sexuales, que muchas veces nunca llegan a salir a la luz o no se habla de ellas lo suficiente en las comunidades. Antes del último Slut Walk, amigas nuestras y en general muchísimas mujeres empezaron a compartir historias personales de cómo habían tenido que afrontar agresiones sexuales o discriminaciones al confrontarlas, ya sea informando sobre ellas, viviendo con ellas o cuestionándolas. Fueron extremadamente valientes al crear ese debate en una plataforma como lo son las redes sociales. Todo empezó a expandirse como el fuego en las redes y medios y de repente había un montón de mujeres de todas las edades publicando sobre sus experiencias, y una vez lo hacían, se creaba una fuerte y comprensiva comunidad.

Hay una frase en nuestra canción – “what you wore and how you bore it so well what did you expect would happen” (“lo que llevabas y cómo lo llevabas, ¿qué esperabas que iba a suceder?”)- que representa la voz opuesta a la nuestra y que culpa a la víctima, obviando por completo al abusador. Eso es contra lo que intentamos luchar y también con lo que el Slut Walk empatiza. Siempre deberías llevar aquello que quieras llevar, comportarte como quieras comportarte y no vivir con el miedo de que alguien te romperá o intentará hacerte sentir mal por cómo eres o vas vestida.

Para nosotras también es una oportunidad para poder decir: tomadnos en serio, no nos juzguéis por lo que veis; escuchad la música y lo que hay tras ella. No hemos escogido necesariamente ser mujeres, simplemente lo somos. Y tenemos el mismo derecho a decir y opinar en este mundo que cualquier otra persona. Cuando estábamos trabajando en el videoclip quisimos que fuese algo muy simple y usar el poder de la unidad, dejando que las letras brillasen por si mismas. Tras grabarlo, sentimos que habíamos hecho justicia a la canción con el vídeo.

Por lo que he leído, es además el primer single de vuestro disco debut, que recientemente terminasteis de grabar. ¿Cuándo podremos escucharlo?

Estamos trabajando en las mezclas ahora mismo lo cual resulta muy emocionante. ¡Mantened los ojos y oídos muy abiertos porque muy pronto habrá noticias al respeto!

Como banda, ¿cómo queréis que os represente el disco?

Como tres mujeres que somos y compartimos este viaje mientras creamos música juntas, nos gustaría poder pensar que, de una forma u otra, otras mujeres van a poder aprovechar esa solidaridad y sentir que pueden hacer o ser aquello que quizás nunca han creído que podrían ser. Queremos que la gente sienta que pueden retarse a sí mismos, ser ellos mismos y sentirse libres por ello.

¿Cuáles son vuestras principales influencias a la hora de hacer música?

Cada una de nosotras se nutre de influencias muy distintas, lo cual lo hace todavía más interesante y acaba creando una paleta quizás más inusual y rica en el momento de componer. Todas sentimos un gran amor hacia las canciones del pop más clásico, ya sean baladas del glam rock de los 70 o himnos punk, grunge de los 90 o el pop más manufacturado. Incluso el pop de hoy en día, a las tres nos gusta mucho Justin Bieber. What Do U Mean es siempre una de las canciones que más cantamos en nuestros viajes mientras estamos de gira…

Hay una satisfacción muy grande y alcanzable en la música pop a la que definitivamente nos adherimos. Puedes pasártelo muy bien. Existen todas esas reglas ya normalizadas y que la mayoría de gente aplica y espera del pop muchas veces, y para nosotras eso es algo muy interesante a la hora de jugar y torcer todas esas estructuras y expectaciones sobre lo que debería ser el pop.

Tenéis una presencia escénica muy absorbente y sois conocidas por vuestros energéticos conciertos y vuestra gran actitud mientras estáis en un escenario. ¿Cómo os preparáis antes de cada concierto?

Tenemos una rutina que a veces hacemos antes de tocar y que básicamente trata de saltar todo lo que uno pueda, y si es posible, hacer algunos movimientos de baile. Nos gusta hacer ejercicios de calentamiento.

Ya habéis tocado en Madrid como parte del Best Fit Club y estaréis de vuelta esta semana en España para tocar en el FIB. ¿Tenéis ganas de tocar en el festival?

¡Estamos muy emocionadas de poder tocar en tantos festivales este verano! Tenemos muchísimas ganas de llegar a Benicàssim. Estamos preparadas para sudar, ¡tocar fuera a pleno sol es siempre muy divertido!

La temporada de festivales es como un gran torbellino de paradas rápidas en lugares realmente muy emocionantes. Muchos conciertos geniales, gente maravillosa y bandas muy buenas. Ahora mismo sentimos como que nuestros pies ni siquiera tocan el suelo apenas, pero está siendo todo muy divertido y estamos especialmente emocionadas de volver a España para tocar en el FIB; tocar en Madrid fue como un sueño.

Y hablando de festivales, si pudieseis tener vuestro propio festival, ¿quién sería el cabeza de cartel?

Madonna.

¿Cuál es vuestra parte favorita de formar parte de Dream Wife ahora mismo?

Estamos en un punto muy emocionante y creativo ahora mismo, últimamente hemos estado trabajando en cosas muy diferentes tanto musical como visualmente hablando y tenemos muchas ganas de poder compartirlas con todo el mundo.

Y por último pero no por ello menos importante… ¿Cómo creéis que será la industria musical en 10 años?

Obviamente, de aquí a 10 años la industria musical será muy diferente. Con algo como internet que continúa creciendo y aun así, se encuentra todavía en una fase muy inicial tecnológicamente hablando y en cuanto a su integración en nuestras vidas diarias, es difícil predecir y saber cuánto podría llegar a seguir condicionando la industria musical y la forma en la que hacemos, conectamos y consumimos música.

Durante los próximos 10 años conectar con la música será algo cada vez menos físico en algunos aspectos (por ejemplo, la escena musical, que tradicionalmente ha sido siempre un encuentro físico entre personas), pero creemos que en líneas generales será positivo, nuevo y que todavía está creciendo. La importancia de la música en directo no disminuirá por eso, y más teniendo en cuenta lo que acabamos de comentar. La conexión física en un concierto es siempre muy poderosa, la energía y presencia que produce escuchar música con otros es impensable de forma virtual.

Quizás la relación con los medios de comunicación podría llegar a ser más física gracias a internet en un futuro. Sería muy distinto a una experiencia física con el ser humano así que ambas cosas podrían co-existir sin problema.

Pero pase lo que pase, el rock nunca morirá.

Conoce más a Dream Wife a través de sus redes sociales:

Facebook | Twitter | Instagram | YouTube

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies