Re-definiendo el rock desde lo sombrío
3.5Nota Final

Puede que todavía parezcan unos recién llegados y, que a fin de cuentas, lo sean, pero la madurez con la que INHEAVEN afrontan su disco debut es, cuanto menos, sorprendente. En muy poco tiempo, el cuarteto del sur de Londres ha conseguido establecerse como una de las formaciones más excitantes del panorama alternativo de Inglaterra, y ahora, con la salida de su primer disco de estudio a través de PIAS, dejan claro que han llegado para quedarse y que todavía tienen mucho que decir.

Su madurez no pasa desapercibida y se refleja en un disco meramente marcado por su sonido sugerente, misterioso y guiado por el rock más clásico de los años ochenta, que se mueve entra la aspereza y el atrevimiento y entra con enorme facilidad desde la primera escucha. Rabiosos y letales, consiguen, pese a su corta carrera, crear un disco que destaca por encima de la amplia y no precisamente inadvertida competencia británica, gracias a, en parte, su ritmo altamente energético y eufórico que entra con gran facilidad al oyente.

Abriendo con Baby’s Alright, un tema en el que James Taylor no tiene miedo de poner su voz al frente y cargar contra la actual sociedad, “un lugar desordenado en el que el odio engendra odio”, uno ya entra de pleno en un mundo marcado por el rock más clásico y el pop de los años 80. Con frases repletas de política y fuerza y una línea de bajo que rara vez se desvía de su patrón y es instantáneamente infecciosa, INHEAVEN quieren hacerse oír, y lo consiguen. Treats, probablemente el mejor tema de todo el disco y ya previamente lanzado como single, avanza con una sobriedad digna solo de los más grandes, reforzada en gran parte por la voz de Chloe Little que, alrededor de audaces riffs de guitarra, exige a “alguien que le trate bien.”

INHEAVEN consiguen también incorporar algo de grunge y shoegaze a sus canciones de carácter más pop y muestran una asombrosa facilidad para pasar del rock más agresivo al dream-pop eufórico en temas como Stupid Things. Con un ritmo que no ofrece apenas respiro, el disco queda lejos de predecible. El abrasivo sonido de World on Fire progresa de forma sorprendente, incluso con cierta rebeldía y una actitud decidida y marcada a golpe de tambor, y en All There Is, parecen querer serenar a sus oyentes.

Los del sur de Londres son una banda ambiciosa, con actitud y canciones minuciosamente pulidas que dan como resultado temas como Drift, tema que presenta cierta tosquedad sonora y que recuerda al grunge más noventero. Uno no se sorprende al saber que llegaron a ser nombrados por el mismísimo Julian Casablancas como una de sus nuevas bandas favoritas.

Más madera y algo de garage afilado llega con Regeneration, un tema cargado de sobriedad que reflexiona sobre la juventud de hoy en día, dejando entrever sus inquietudes con frases como “I’m bored of my generation, this is my generation” y sugiriendo su renuencia a crecer.

INHEAVEN deciden cerrar su disco debut homónimo con Velvet, un tema de aire sombrío, oscuro y alusivo que deja a uno planteándose cuál será el siguiente paso de la joven y prometedora banda en su carrera, ya diferenciada de forma clara de lo común y con la garantía de dejar en uno una sensación de buen hacer general a lo largo de todo el disco.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies